Buscar este blog

martes, 11 de mayo de 2010

El Domingo y la Vida Nueva


P-3 Fin de semana

Domingo 




Por el amor de mis hermanos

El nombre 'domingo' proviene del latín dies Dominicus (día del Señor), debido a la celebración cristiana de la Resurrección de Jesús. En la antigua Roma se llamaba a este día dies solis (día del Sol).(Wiki)

 El domingo es, tradicionalmente, el séptimo día de la semana civil en la mayoría de los países de habla hispana. A nivel internacional, el estándaISO 8601 del año 2004, estableció que la semana comienza en lunes y termina en domingo, considerándolo, de esta manera, el último día del cómputo semanal. (WiKipendia)


 La Iglesia es católica: puede, por tanto, integrar en su unidad todas las riquezas verdaderas de las distintas culturas.  (Cic)

El domingo es primer día de la semana litúrgica en la tradición cristiana, al igual que lo es en otras tradiciones culturales. El domingo es considerado un día feriado o festivo en la mayoría de los países del mundo y es parte del fin de semana. Solamente países influenciados por la cultura islámica ojudía tienen el viernes o el sábado como el día feriado semanal.
El calendario gregoriano se repite cada 400 años y ningún siglo comienza en domingo. El año nuevo judío jamás cae en domingo. Cualquier mes que comience en domingo tendrá un viernes 13.



El centro del tiempo litúrgico es el domingo , fundamento y núcleo de todo el año litúrgico, que tiene su culminación en la Pascua anual, fiesta de las fiestas.(CIC)


La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.(CIC)

La función del año litúrgico es celebrar todo el Misterio de Cristo, desde la Encarnación hasta su retorno glorioso. En días determinados, la Iglesia venera con especial amor a María, la bienaventurada Madre de Dios, y hace también memoria de los santos, que vivieron para Cristo, con Él padecieron y con Él han sido glorificados.

CIC-1362-1367
La Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo, en el sentido de que hace presente y actual el sacrificio que Cristo ha ofrecido al Padre, una vez por todas, sobre la Cruz en favor de la humanidad. El carácter sacrificial de la Eucaristía se manifiesta en las mismas palabras de la institución: «Esto es mi Cuerpo que se entrega por vosotros» y «Este cáliz es la nueva alianza en mi Sangre que se derrama por vosotros» (Lc 22, 19-20). El sacrificio de la Cruz y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio. Son idénticas la víctima y el oferente, y sólo es distinto el modo de ofrecerse: de manera cruenta en la cruz, incruenta en la Eucaristía.

Por este Amor que Cristo nos ha tenido,  por amor a Dios, los cristianos estamos obligados a Ir a Misa los domingos y fiestas de guardar, tal como nos manda La Santa Madre Iglesia Católica.





¡Que bueno es Dios, nuestro Padre,  que nos ha dado a conocer lo que le agrada, lo bueno, lo verdadero!

El Salmo 1   nos aconseja

1 ¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
2 sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche!
3 El es como un árbol
plantado al borde de las aguas,
que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien.
4 No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.
5 Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio,
ni los pecadores en la asamblea de los justos;
6 porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal.

¿Que te parece?   A que está claro. .............¿Pero quién medita la ley del Señor día y noche?

¿Quién puede guardar los mandamientos?


Pues,  reflexiona un momento, ......mira este otro salmo  a ver que te parece:

Sal 19  (18)

7 (8) La ley de Yahveh es perfecta, consolación del alma, el dictamen de Yahveh, veraz, sabiduría del sencillo.
8 (9) Los preceptos de Yahveh son rectos, gozo del corazón;claro el mandamiento de Yahveh, luz de los ojos.

9 (10) El temor de Yahveh es puro, por siempre estable; verdad,los juicios de Yahveh, justos todos ellos,
10 (11) apetecibles más que el oro, más que el oro más fino; sus palabras más dulces que la miel, más que el jugo de panales.

11 (12) Por eso tu servidor se empapa en ellos, gran ganancia es guardarlos.
12 (13) Pero ¿quién se da cuenta de sus yerros?
De las faltas ocultas límpiame.

13 (14) Guarda también a tu siervo del orgullo, no tenga dominio sobre mí.Entonces seré irreprochable, de delito grave exento.
-------

Anímate hombre, ....pues tienes que saber que si abundó el pecado, más aún desbordó en Cristo la Gracia. Por gracia de Dios, El Cordero de Dios nos fue enviado y bajó al mundo para perdonar nuestros pecados.

Y lo hizo encarnándose en el seno de Santa-María Virgen por obra del Espíritu Santo, para ser uno de los nuestros, parecido en todo menos en el pecado, para con su cuerpo entregado por todos, pagar nuestra deuda y, siendo Dios desde siempre, NOS REDIMIÓ Y NOS SALVÓ;  y siendo nuestro hermano, hizo de nosotros una Nueva Criatura, Una Nueva Creación que, unidos a Él nuestra cabeza,.... hemos sido exaltados con Él a la derecha del Padre...............para, por toda la Eternidad, Reinar  con Él, para siempre en la Bienaventurada Vida de Dios, Padre Nuestro, como  testimonia en nuestro interior el Espíritu Santo que nos ha sido dado, Don gratuito del Padre que nos ha enviado por su Hijo Jesucristo Nuestro Señor, como defensor y consolador de toda su Iglesia.

Escucha...........escucha,  lo que nos asegura San Juan en su 1ª  Carta:

1Jn 2,12-17
El cumplimiento de la voluntad de Dios
Os escribo, hijos míos, que se os han perdonado vuestros pecados por su nombre. 
....Os escribo, jóvenes, que ya habéis vencido al Maligno. Os repito, hijos, que ya conocéis al Padre. Os repito, padres, que ya conocéis al que existía desde el principio. Os repito, jóvenes, que sois fuertes y que la palabra de Dios permanece en vosotros, y que ya habéis vencido al Maligno.
No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, no está en él el amor del Padre. Porque lo que hay en el mundo -las pasiones de la carne, y la codicia de los ojos, y la arrogancia del dinero-, eso no procede del Padre, sino que procede del mundo. Y el mundo pasa, con sus pasiones. Pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

como lo apuntaba el salmo: 36....
Confía en el Señor, sigue su camino;
él te levantará a poseer la tierra,
y verás la expulsión de los malvados.

Vi a un malvado que se jactaba,
que prosperaba como un cedro frondoso;
volví a pasar, y ya no estaba;
lo busqué, y no lo encontré.

Observa al honrado, fíjate en el bueno:
su porvenir es la paz;
los impíos serán totalmente aniquilados,
el porvenir de los malvados quedará truncado.

El Señor es quien salva a los justos,
él es su alcázar en el peligro;
el Señor los protege y los libra,
los libra de los malvados y los salva
porque se acogen a él.


San Cirilo de Alejandría nos explica lo que somos así:

Ya desde ahora se manifiesta de alguna manera el hecho de que estemos unidos por participación al Espíritu Santo. Pues si abandonamos la vida puramente natural y nos atenemos a las leyes espirituales, ¿no es evidente que hemos abandonado en cierta manera nuestra vida anterior, que hemos adquirido una configuración celestial y en cierto modo nos hemos transformado en otra naturaleza mediante la unión del Espíritu Santo con nosotros, y que ya no nos tenemos simplemente por hombres, sino como hijos de Dios y hombres celestiales, puesto que hemos llegado a ser participantes de la naturaleza divina?

Y   mira, ahora como en El Evangelio: San Juan 20, nos presenta los hechos, dándonos a conocer lo que sucedió y como nos lo quiere a dar a conocer todo para que con fe participemos del gozo de la Resurrección.



1 El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.
2 Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
3 Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
4 Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
5 Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
6 Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo,
7 y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
8 Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.
9 Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.
10 Los discípulos regresaron entonces a su casa.
11 María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro
12 y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús.
13 Ellos le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?». María respondió: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».
14 Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.
15 Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo».
16 Jesús le dijo: «¡María!». Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: «¡Raboní!», es decir «¡Maestro!».
17 Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: «Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes».
18 María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.
19 Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!».
20 Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor.
21 Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes»
22 Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió «Reciban al Espíritu Santo.
23 Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan».
24 Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
25 Los otros discípulos le dijeron: «¡Hemos visto al Señor!». El les respondió: «Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré».
26 Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!».
27 Luego dijo a Tomás: «Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe».
28 Tomas respondió: «¡Señor mío y Dios mío!.
29 Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!.»
----------
Felices los que creen, con la fe y en la fe de la Iglesia........Por la fe en Cristo, recibimos el perdón de los pecados, somos justificados por la Sangre de Cristo derramada por nosotros. 
Como era hombre lo mataron, pero que tenía el Espíritu fue resucitado. En un mismo acto Cristo murió y dio muerte al hombre viejo corrompido por el pecado, pero al mismo tiempo mató nuestra muerte y sacó a la luz la vida inmortal.
Así, pues, como Cristo resucitó, también nosotros resucitaremos. Es verdad que por la sentencia común dictada por Dios, el hombre viejo, sometido a la corrupción del pecado a de morir, pero por la fe en Cristo, renacemos a una vida nueva, de un germen no corruptible, sino del Poder de Dios que lo resucitó y lo exaltó por encimA DE LOS Ángeles y le dio el Nombre mas alto que existe.
Así como Lázaro volvió a la vida natural a la Voz de Cristo, después de estar  muerto tres dias...ya en el sepulcro...:LÁZARO SAL FUERA  y  resucitó. 
 Así también nosotros, después de morir en las aguas del bautismo, tres veces sumergidos,  renacemos a una VIDA INMORTAL........que se cumplirá perfectamente después de nuestra muerte física, ...cuando a la Voz de Cristo....resucitemos como Él resucitó...........y seamos transformados gloriosamente como lo fue el Cuerpo del Señor. 
¡Se siembra en la corrupción...y se resucita en   Incorrupción. ....Porque al toque de la trompeta final, en el tiempo fijado por el Padre....los muertos resucitarán incorruptibles....y....todos seremos transformados  para vivir con Él, ya limpios de toda mancha, inmaculados, lavadas las vestiduras con la sangre del Cordero, teniendo todos un sólo corazón un sólo Espíritu, un solo Dios y Padre....y su lámpara es el Cordero.

Vale la pena escuchar a Dios y rechazar la voz del mundo, del demonio y de la carne.

¿Qué te parece a ti?
Yo creo que merece la pena examinar bien todas las cosas....correr tras el Maestro, porque el que lo busca honestamente lo encuentra.
Creo que vale la pena conocer LA VERDAD, conocer a Cristo......pues no nos ha sido dado, bajo la capa del cielo, otro NOMBRE QUE PUEDA SALVARNOS.
A Él, todo honor y toda Gloria, con el Padre y el Espíritu Santo, Trinidad Santa, por todos los Siglos.








Cantamos >>>>>

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

>>><<<<











 y...........


Consolad a mi Pueblo








































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada